Amigos

jueves, 3 de julio de 2014

El Umbral


 

No había nada más allá del umbral
como lo presintió el temblor de la hoja.
El dintel seguía siendo traspasado
en su sitio de inmovilidad casual.

Solo un vientecillo que  juega a cruzar
se hace invisible, corre y se esconde
de la lluvia que a entrar no se atreve;
con  los personajes  entran sus formas.

Los pasos que cruzan el umbral,  ruedan
simetría  en el sonido de otros pasos,
avanzan por las soñolientas calles
de una ciudad que descubre la luz ardua.

El árbol es testigo silencioso
de los que van y vienen por el portal,
los pasos conjugados le son familiares
y solo se estremece ante el vago viento,
o  uno que otro,  triste y apurado gato
que se desliza por la sombra del día.



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.






16 comentarios:

Darío dijo...

Y después, como cantó el Flaco, "no queda más que viento"... Un abrazo.

Rafael dijo...

Y todo con el viento de testigo.
Un abrazo.

ReltiH dijo...

UNA CADENCIA DE BRISAS.
UN ABRAZO

Maritza dijo...

Increíble tu poema... si nos ponemos a pensar desde "el aquí" en "el allá", y cuántos misterios para quien se atreva a cruzar límites, como éste, creados por el hombre: una puerta, que viene a representar retos,por ejemplos, horizontes, tal vez...y expone temores, y en el mejor de los casos, reúne esperanzas...

Me encantó.
ABRAZO GRANDE, Y BESOS.

Rendan Laveriz dijo...

Ese silencio, esa tranquilidad, ese pequeño resoplido. Un escrito que transmite. Un abrazo compañera.

José A. García dijo...

Ya quisiera ser el testigo silencioso de algo semejante.

Saludos

J.

Sara dijo...

Las imágenes que ha elegido para tus dos últimos escritos considero que son muy adecuadas y ayudan a situarse en el contexto de lo que cuentas.
Un gran idea añadirlas
Un saludo :)

Luis García dijo...

Sin embargo este poema parece encontrar algo más allà... yo lo he visto.

Un abrazo, Beatriz

LA ZARZAMORA dijo...

Hay interiores muertos, por mucho que se dejen sus puertas entreabiertas...
Un abrazo, y gracias por invitarme a leerte.

InfusiónDeLotoNegro dijo...

Me gustan los portales. Me gusta esa imagen del árbol junto al portal, viendo pasar el tiempo. Incluso, quien sabe, hasta generaciones de inquilinos, de edificaciones.
Los gatos tristes paseando con cuidado por la sombra, de día…bien podríamos ser los andaluces. Es más, leyendo esto, pienso que ese calor y esa siesta estoy seguro de que influyeron su buena parte en la poesía de García Lorca. Qué pena que ya no viva para contarnos.
¡Qué caló, shiquilla, que caló!
Un placer volver a pasarme por aquí. Que hacía tiempo que no pasaba…por estos mundos blogueros en general.

ohma dijo...

Los árboles siempre son testigos mudos del discurrir de varias generaciones. Y las puertas entreabiertas suelen invitar a descubrir lo que hay más allá.
Misterioso y espiritual el poema.
Un abrazo.

María dijo...

Un vientecillo que se asoma por las calles para toparse con la lluvia, y el árbol, testigo de cada segundo.

Preciosa entrada, me ha encantado, Beatriz.

Un beso.

Jova dijo...

Y que tal que en algún momento sólo se ven aquellos seres que nosotros no vemos, no se pense en eso no se porque, muy linda entrada. Besos.

Ismael Pérez de Pedro dijo...

Jo, qué bello escribes, me he dedicado a repasar hoy que el tiempo me concede una tregua. En mis ojos la memoria de los tuyos. Un placer, me encantó leerte. saludos

Marina Morell dijo...

Mezcla de sensaciones. Qué bonito.

Abrazos.

Nómada planetario dijo...

Muy traspasado el umbral del relato ameno. La imagen y el texto nos transportan a dónde tú sabes llevarnos.
Besos tras mi resquicio.