Amigos

jueves, 20 de febrero de 2014

Cantos Mutantes IV última parte

IV




En el mundo cae una tempestad
que transita por agujeros negros,
se repliegan a  la piel
hasta volverla impermeable.
La caída es una galaxia más,
caemos
y somos tempestad,
luz
rayo trueno,
cometas
orgasmos,
nacemos de
una presencia imparable
gota de rocío
en el velo universal.


Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

15 comentarios:

InfusiónDeLotoNegro dijo...

Una presencia imparable...
¿El hacerdor de estrellas quizás?

Un final estupendo para los cantos mutantes.

¿Nos llevarán ahora al principio?

Rafael dijo...

Lo bueno es que muchas veces podemos levantarnos tras la caída, aunque sea muy costoso.
Un abrazo.

Darío dijo...

Somos polvo de estrellas, se dice en una famosa película... Un abrazo.

Fina Tizón dijo...

Como las sierpes a veces conviene mudar la piel e impermeabilizarla, por lo demás, tantas veces nos creemos que somos todo y solo somos puntos pequeños y débiles en el universo..
Abrazos, Beatríz
Fina

Paty Carvajal dijo...

El universo es un renacer constante, hasta que su Arquitecto decida sacar el motor del proyecto. Todos los días resucitamos dede el sueño lo que nos permite observar el cielo de nuevo, una y otra vez y mirar sus maravillas, llenas de misterios, lo cual las hace profundas. Tengo fe en que todo tiene un sentido hacia una existencia mas elevada.

Un abrazo, te felicito por lo que abarcas. Es lo inmenso...

taty dijo...

Una presencia imparable le da al lector la libertad de ponerle el rostro y el nombre de su credo. Me encanta.

Un beso.

ReltiH dijo...

UNA ATMÓSFERA DE ESPERANZAS.
BESOS

Forbidden dijo...

Seremos estrellas que caímos del cielo por algún designio del universo?

Saludos

tecla dijo...

Me siento esa presencia imparable que nunca dejará de existir aunque cambie de ente y de forma.

tecla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
tecla dijo...

Me siento esa presencia imparable que nunca dejará de existir aunque cambie de ente y de forma.

Marcos Callau dijo...

Trascendental poema, Beatriz. Ahí reside su grandeza y universalidad. Te felicito. Abrazos.

RECOMENZAR dijo...

Hermoso y poematico poema del amor

Nómada planetario dijo...

Un final casi apocalíptico. Creo que somos partículas subatómicas de un espacio insondable. Eso sí, caemos.
Besos.

RECOMENZAR dijo...

Beatriz me gusta la lujuria de tus letras Saludos inmensos y gracias por comentar