Amigos

viernes, 31 de enero de 2014

CANTOS MUTANTES III






III

                 La felicidad está años luz

donde ya no hay caída

         ni ascensos

aquí solo tenemos

 unas cuantas alegrías


       como prueba de su grandeza.



Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.

16 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Aun así eso que tú llamas alegrías no sabes ¡Cuánto me valen! Si , tal vez lo sepaS
bESOS
aNDRÉ

Rafael dijo...

A veces puede que la felicidad esté muy cerca.
Un abrazo.

Fina Tizón dijo...

Precisamente porque la completa felicidad no existe, es tan importante saber aprovechar cada uno de esos momentos felices que la vida nos regala.
Un abrazo, Beatríz
Fina

tecla dijo...

Qué exquisita eres, Beatriz.
Con unas cuantas alegrías nos conformamos. No existe la alegría constante, ni falta que nos hace.
También es necesario sentir dolor, tristeza, abulia, desgana para poder vivir toda la gama de sentimientos que n os conforman como personas.

Marcos Callau dijo...

Parece inalcanzable esa felicidad plena. Interesante caída la de estas alegrías terrenales. Saludos.

ReltiH dijo...

LA GENTE CREE QUE CON TAN SÓLO CASARSE ES SUFICIENTE. FULLL PLANTEAMIENTO, MUY SENSATO.
UN ABRAZO

taty dijo...

Pero es que esa precisión de tu poesía es exquisita!

Imposible rebatir lo que planteas.

Me quito el sombrero :)

Besos.

InfusiónDeLotoNegro dijo...

Me temo que la gente expone miles y miles de caminos para llegar a la felicidad… pero la mayoría acaban en carretera cortada.
¿Quién sabe dónde está el mundo feliz? ¿Huxley? No sé, la verdad es que en este asunto no puedo dar mi opinión personal. Porque no estoy seguro de tenerla…
Lo que si tiene usted que hacer, POR FAVOR, es darnos más cantos mutantes.

José A. García dijo...

¿Se necesita algo más para demostrarlo?

No lo creo.

Saludos

J.

José Manuel dijo...

La alegría solo es un síntoma de felicidad, pero no es felicidad cien por cien.

Besos

Mr.X dijo...

Una canción que me recuerda un tanto a Monterroso. Coincido en tu visión de la felicidad. Solo alcanzable a pedazos y momentáneamente. Pero si no, ¿que otra opción nos queda?

Maritza dijo...

Pequeñas y significativas alegrías siempre nos rodean, y los demás momentos son para valorar las primeras...y cuidarlas.

Hermoso y sensible.

Abrazo grande,Bea!

Tesa Medina dijo...

Decía Oscar wilde que los pequeños placeres es el refugio de los hombres complicados.

Es así, los que no buscamos esa felicidad inalcanzable se nos da bien disfrutar a poquitos de las pequeñas cosas, un café corto por la mañana mientras ves amanecer, un poema que nos haga llorar, un niño que nos hace reír... Un cruce de miradas....

Un beso, Beatriz

Narci M. Ventanas dijo...

Viajemos pues a años luz y disfrutemos durante el viaje de esas pequeñas alegrías.

Besos

Lunna dijo...

La felicidad no se puede medir pero son inolvidables los momentos en que nos acompaña.

Acabo de descubrir este blog tuyo y me ha encantado, felicidades y que pases un buen fin de semana.

Besos.

Lunna.

fus dijo...

Debemos buscar la felicidad en las cosas mas cotidianas.

un abrazo

fus