Amigos

miércoles, 16 de mayo de 2012

Del ciego que midió el tiempo en pasos














VII

Perdí la escalinata…a unos pasos

en mi avance cuerpo abajo.

Hubo gotas cayendo sobre mí;

pelo perdido. Cada gota

era consumirse en acontecimientos,

sacarse ondas parlantes (otro pelo en la lengua)

otro quise decir

acostillado en la resolana

del día, andar y andar

tanteo haber ido lejos.

Para poner el dedo en la herida mañana,

lanzarse como piedra,

diez mil quinientas veinti dos ondas

(pasos) de camino:

El semáforo

silba para los ciegos.

Beatriz Osornio Morales

12 comentarios:

Rafael dijo...

Paso a paso el ciego camina en tu poemario.
Un saludo en la noche,
Rafael

Maritza dijo...

Qué duro...duele, duele mucho... O será que me duele a mi solamente? No sé,pero lo siento carne...

"tanteo haber ido lejos.
Para poner el dedo en la herida mañana"

Mi abrazo rotundo y sincero para ti.
Caminemos.

Sombragris dijo...

Me gusta mucho ir deslizándome por tus textos...Me gusta porque me dicen cosas (tal vez no siempre las que intentas transmitir ...cada lector hace y creo que debe hacer su lectura)...y me gusta paladearlas una y otra vez hasta empaparme en ellas...Me gusta....un abrazo

Sombragris dijo...

SE me olvido...Cuando "El semáforo
silba para los ciegos."...es un privilegio poder oirlo y entenderlo...

joaquin dijo...

me gusta el poema, Beatriz. El problema es que hay muchos más ciegos: la luz les da igual y no hacen más que tantear dentro de los demás. Envidio el sol de Méjico

besos

Margarita dijo...

Hermoso. Con esa especial hermosura que confiere la amargura de quien va más allá de la mera apariencia de las palabras. La ceguera no física, es como una tela de araña que se extiende y lo cubre todo, hasta el sentir, llegando a hacer todo opaco. A veces, somos ciegos inconscientes, otras, como la araña, tejemos nuestra propia tela para no ver...

Abrazotes, Beatriz y gracias por este texto que me ha hecho reflexionar

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Como golpe a golpe se moldea el hierro en el yunque, tus palabras moldean los versos tan sentidos.
Abrazos
Piedra

Leovi dijo...

Un buen poema que me deja algo triste. Saludos.

Sarco Lange dijo...

Me asomé a la escalera. Había un viejo abajo. Bajé haciendo el mínimo ruido. Vi tus pelos sobre los escalones. Subí corriendo.

Cristina dijo...

El sémaforo silva para los ciegos...ellos tienen el don de percibir todas las ondas que para nosotros sería imposible hacerlo.
Espectacular Beatriz, te dejo un fuerte abrazo y te deseo un hermoso fin de semana.

Trovator dijo...

Caminante no hay camino.. y mejor aún el andar sin poder ver un sendero previamente recorrido. Todo es nuevo.

Un abrazo!

Julie dijo...

Tristeza, melancolía, lirismo y mucha belleza interior.