Amigos

miércoles, 2 de diciembre de 2015

POEMA EN LA AVENIDA




Salir pensando que vienes conmigo

e igual te quedas colando el silencio.

Si sale o se pone el sol de los ciegos

descubres colores en el éter  frío.


Y si desvela su orilla más sombría

le calientas la mirada al ensueño,

donde yo desde siempre te recuerdo

cual pequeña ninfa de luz, mi alegría.


Falta descubrir lo que en la piel cabría,

de tus dedos, al peligro de los míos

acércate, más, tus manos están  frías,


que  sin ti duda, el calor solo sería.

En lugar de morir construí un recuerdo,

anda conmigo, poema en la avenida.




B.OM. Imagen de la red

8 comentarios:

Rafael dijo...

Bonito soneto con rima asonante.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

"Poema en la avenida" Bonito sol de los ciegos el que nos dejas aquí en forma de soneto. Enhorabuena Beatriz. Saludos.

tecla dijo...

Mucho mejor que morir es construir recuerdos,Bea.
¿A qué morir?
Todo llegará en su momento.

Buscador dijo...

El mundo me cabe en la palma de la mano cual reflejo sensitivo de lo fríos que están mis dedos.
Esta mi sombra camina por esta avenida mojada y sombría; sombra de una ninfa que me acompaña por tener alma ardiente mas yo, camino solo en recuerdos que se funden en sentimientos contradictorios de la moral... Ella,lejana y sola, se da al mundo y del mundo se llena cual hembra progenitora de calor humano.
Ahora mis pasos cansados de tanto vivir buscan un alivio en mi sombra con esa oscuridad que está llena de soledades. Me advierte que no puede más en arrastrar por los suelos un anhelo de ese amor...
Paseo por la avenida plagada de luces de neón; con maniquies vestidos para la ocasión de Navidad y, me pierdo en lágrimas al ser sensible a esta sombra oscura y perdida por esquinas con olor a orín de perros, perros vagabundos que ahullan las soledades de la Luna que siempre, fué el anhelo de los amantes...
Fiel, siempre fiel mi sombra se arrastra conmigo... Pero aquella ninfa en dar amor; mujer que se crió Dios sabe dónde por qué caúsas que le dan ese vivir; aquella mujer crecida en el asfalto justo donde va mi sombra conmigo ¿qué fué de ella? si el pasado hace nada comenzó.
Y vuelvo a mis recuerdos amenazantes que me exigen una calidad de vida mas yo, perdido en un mundo que me engulle cargado de soledades, prefiero este mi caminar que aunque cansino, se revela a lo moralmente correcto...Algún día, la vida me pasará facturas y la soledad, será esa compañía que me acecha a lo que queda de mi sombra...

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Tan límpio, que parece muy fácil, y ya sabemos que son solo unos pocos los que pueden escribir un soneto. Enhorabuena

Expresiones

Piedra

Manuel dijo...

Con nuestra mirada hacemos que la belleza tenga sentido...

**kadannek** dijo...

Me gusta leerte romántica y poética, directa y sensible. Hay dulzura y sensatez en tu texto.

Tesa Medina dijo...

me encanta la habilidad que tenéis los poetas de entretejer la realidad con el ensueño, de ponerle un poco de melancolía, mucho sentimiento y armonía a las palabras que se colocan en verso para que la vida rime.

Muy hermoso tu poema, Beatriz.

Un beso,