Amigos

lunes, 18 de noviembre de 2013

TRANSGRESION


 
















Soplan en cada objeto
algunos instantes,
que no son más que trastornos
de un dios oculto
               dentro del hombre,
hacedor de muecas
de habladurías mortíferas.

Nadie es inmortal,
a menos que aprenda
a derramare en otro
como en un recipiente.

Puede ser efímera una piel virgen,
hasta que nadie sepa del viento
sino por un suspiro.
Hasta que todo corresponda
en los oasis
que se dispersan goteantes,
en el aljibe nocturno,
una calle secreta
levante la voz y declare
a favor de los que fornican
a escondidas, por miedo
no al sol
ni a los muros,
miedo a la descomposición

de mariposas internas.


Beatriz Osornio Morales, Imagen tomada de la red.

17 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Me han gustado tus versos y me has hecho reflexionar y llegué a la conclusión que es mucho mejor !hacer el amor que fornicar!
Besos.
André

Fina Tizón dijo...

Tus poemas consiguen hacer reflexionar un montón, amiga Beatriz.

Estos versos navegan entre maldades y bondades, que es lo que llevamos todos los humanos en nuestra mochila; pero pienso que hasta los que "ocultan el corazón", para que no les hieran, tienen ese "lugar recondito" que engrandece su/nuestra existencia. Es cuestión de sacarlo a flote sin enrojecer.

Un abrazo

Fina

Rafael dijo...

Nadie es inmortal y esas "mariposas internas", seguirán volando en los sueños.
Un abrazo.

Betty Mtz Compeán dijo...

Vas describiendo en cada letra belleza y cotidianidad.
Abrazos.

Amando García Nuño dijo...

No sé del viento, ni siquiera por un suspiro. Puede que ya no tenga remedio...
ABrazos, siempre

Darío dijo...

En otros, nos eternizamos. Un abrazo.

José Manuel dijo...

Transgresión ¿de qué?, si solo el alma y sus mariposas queda.

Besos

Marcos Callau dijo...

Acertada transgresión, Beatriz. un poema para leer varias veces. Enhorabuena.

Luis García dijo...

Pero qué final más glorioso para este poema, Beatriz. Y ese viento no conocido hará inmortal una piel virgen.

Un fuerte abrazo

taty dijo...

Me hace pensar que en realidad uno viene a esta vida a derramarse en los recipientes; curiosamente ahí está la riqueza.

Un abrazo Beatriz :)

Gloria dijo...

Hay que mantener esas mariposas intactas, aunque en ocasiones sea difícil, creo que son el aleteo que necesita el corazón para seguir latiendo.
Besos de mariposa.

Marina Morell dijo...

¡Sensacional! He entrado por casualidad, y ya me has gustado. Un abrazo muy grande!

Eva Letzy dijo...

Me gustan esas mariposas internas...
Un beso Beatriz, muy lindos tus versos.

Rendan Laveriz dijo...

Hasta que nadie sepa del viento salvo por un suspiro. Silencioso pero de caricia suave,transparente y frio a la vez. Un abrazo compañera.

ReltiH dijo...

GUAU... MUY SIGNIFICATIVO TU PENSAMIENTO.
BESOS

RECOMENZAR dijo...

Me voy pensando
me ha gustado encontrarte

José A. García dijo...

¿Derramarse?
Es una buena idea, pero, en ese caso, dejaríamos de ser uno mismo...

¿Dónde queda la inmortalidad entonces?

Saludos

J.