Amigos

viernes, 26 de julio de 2013

TENGO QUE DECIRTE ALGO


Tenía pensado renacer con el día,
asomarme al cementerio del alba
y pensar en ti.
                        En ti que venías de las aguas
de  mujeres calladas hechas una fiesta,
decías, sus ojos son la primera señal
de lo que hay bajo la piel,  las manos,
y entre la línea de sus carnes más suaves.
Eras experto en mirar donde pocos miran:
mi  cabello hecho una montaña,
                                                cayendo
una cascada hacia la red subterránea
donde trenes llenos de niños
                                        y tigres
y albatroses  emigran;
mientras yo pensaba en los pobres
                                             de la ciudad
me cantabas a la orilla de aquel río
en la avenida.

Tengo que decirte algo:
Yo hace tiempo que vengo muriendo
con cada noche eterna que llevo a cuestas,
muero del olvido a los que están ausentes;
A ratos imagino que todavía existen
y que con solo pensar el morir se revierte,
es posible renacer en el pensamiento,
las pasiones más ocultas
          el deseo que se quiebra
                      bajo la  rama de  un árbol.

Tenía pensado renacer la mañana
asomada a las tumbas abiertas y
cerradas con las horas de cada día.
Y  ahora ya solo tengo que decirte algo:
Los niños se han peinado ya para la escuela.


Beatriz Osornio Morales


13 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Los niños y los tigres...

Beso Beatriz.

Rafael dijo...

Yo también me quedo con el último verso: "...Los niños se han peinado para ir a la escuela..."
Un abrazo.

José Del Moral De la Vega dijo...

Muy bonito. Y me gusta mucho: Eras experto en mirar donde pocos miran...

Amando García Nuño dijo...

Hace tiempo que todos venimos muriendo, hace tiempo que tenemos cosas que decir, hace tiempo que pensamos renacer...
Pero el tiempo es una ficción, sólo existe para llevar niños al colegio y cosas parecidas.
Abrazos

InfusionDeLotoNegro dijo...

Me encanta entera, enterita…
Pero si tengo que seleccionar algo que me haya llegado por encima de todo es el principio:
Tenía pensado renacer con el día,
asomarme al cementerio del alba
y pensar en ti.

Es de una belleza incontestable, sin duda.

Miguel Angel dijo...

La vida merece renacerla cada día, aunque sea para volver a recordar a los que nos faltan o para detenerse en las pequeńas trivialidades cotidianas.
Expresas todo eso con tu sentimiento y tu lucha vital de poeta. Me gustó mucho el poema y sus imágenes.
Un abrazo.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Las raices a flor de pie, el adios simpre abierto cada mañana.
Abrazos
Piedra

ReltiH dijo...

COMO UN SUEÑO DE OJOS ABIERTOS. FULLL TEXTO.
UN ABRAZO

Funámbulus dijo...

Todo vive muriendo,
Pues eso es la vida,
la vida que se va deshaciendo
y renaciendo sin cesar.
La ola del mar que nos salpica
no sabemos si viene o va.

ohma dijo...

Y que bueno es reiniciarse en la rutina!
Un abrazo, Beatríz.

José A. García dijo...

Al parecer, siempre hay una gran distancia entre lo que tenemos pensado hacer y lo que finalmente logramos. En algún lugar se queda todo lo demás, un lugar que aún no somos capaces de identificar.

Saludos y Suerte!

Amapola Azzul dijo...

Impresionante final, Beatriz, Un abrazo y, un beso.

mónica pía dijo...

"algo" has dicho... quizás lo que conmueve es lo que quedó sin decir... como que pertenece a otro nivel y sin embargo un mismo lenguaje...

me gustó visitar tu casa... vecina!!

abrazo,