Amigos

lunes, 3 de diciembre de 2012


EL HUECO DE UN DIA


 "La eternidad por fin comienza un lunes/ y el día siguiente apenas tiene nombre/ y el otro es el oscuro, el abolido"   fragmento -Eliseo Diego-


Nombrar  este día  parece pueril,  y a la vez su-real, sobre todo si está cargado de salidas imprevistas y giros repentinos. Así es como recuerdo lo que realmente soy, aunque a ratos, la única realidad es el deseo de  que ya se acabe el día. Es lunes.

Los días como hoy, en los que no se logra tomar control de lo que se hace, conciencia en mano,  siente uno que algo siniestro puede ocurrir.  
Un torrente de tiempo oculto infringe en nuestros movimientos haciéndolos torpes; 
y a la hora de servir el café, en lugar de  poner el azúcar en la taza se vacía la cucharada en la cafetera, 
o mientras se cortan las verduras para la ensalada, ponemos las peladuras en la ensaladera, en lugar de desecharlas.  
Caer a la cuenta de los errores empuja a un estado de alerta. Se está alerta por todo  y por nada. 
Pero cualquier estrella fugaz en el pensamiento,  distrae el recipiente en la mano, éste resbala al piso queda hecho trizas. 
Así se han roto lozas completas, marcado raspaduras en la cocina, olvidado regresar  los lácteos a la heladera,  quemado cervezas, en larvado carnes, y quizá también por distracción se han servido pociones malignas a personas equivocadas.  
¿Qué haría si hoy fuera mi último día? no dejar  que mañana fuese demasiado tarde, cabe el quizá sin embargo.

Tengo una sed tremenda y mi vaso está vacío. Lo llene de lluvia  hace un mes pero se ha evaporado. Tarde o temprano la lluvia vuelve a ser lluvia y la sed, sed.

En el hueco de un día pueden caber muchas cosas, en sus veinticuatro horas, las horas en la oficina, noticias inesperadas (no logro salir del shock que me dejo la noticia de que un muchacho estudiante de neurociencias, James Holmes se llama, asesinó a más de diez personas en un cine durante una película de Batman, sin contar que los heridos rebasaron el medio centenar) noticias que nunca llegaron (la impresión de “insomnio” está terminada) sonrisas, lágrimas, buenos días, hasta luego, nos vemos, llegar, no llegar, irse, regresar, irse a escondidas, intentar comunicarnos con seres queridos, mandar correos,  reenvíos de PowerPoint, mandarlos a cuantas más personas podamos de nuestra lista de contactos; sucede fumar hasta el hartazgo, el sin sabor de los resultados políticos, fax recibidos, lista de pendientes, cambiar el calendario en un día también cabe, recibir telefonemas, y todo en el hueco de un día que tarde o temprano anochece.

Si el día fuese un estómago, vomitaría.

Beatriz Osornio Morales.

15 comentarios:

DIEGO dijo...

Seguramente tienes razón Beatriz, si el día fuese un estomago vomitaría, pero siempre están los dichosos peros, tenemos que hacer separaciones, al igual que suceden cosas terribles, suceden cosas maravillosas, no sé hacia qué lado se inclinaría la balanza, pero y valga la redundancia, quitemos el pie del acelerador y subamos en bici, de vez en cuando va bien tomar aire puro sin prisas, sobre todo sin prisas.

A los malvados ya les llegará su turno, todo llega.

Un saludo

Darío dijo...

Y no sé, hay días que sólo queremos que terminen cuanto antes, para después borrarlos...Un abrazo.

dèbora hadaza dijo...

"Tengo una sed tremenda y mi vaso está vacío. Lo llene de lluvia hace un mes pero se ha evaporado. "

hermoso

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Pues si...Si el día fuese estómago, vomitaría.
Hay cosas que se nos indigestan y cogemos verdaderos empachos todos los días.
Magnífico y contestatario post.
Un abrazo.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Sí, hay días negros y los lunes están tan lejos del próximo viernes que el abismo parece insalvable.

Muy bueno tu texto, distinto y sorprendente.
Besos
Piedra

Maritza dijo...

Pero al influjo de textos como éste, sin quererlo tal vez, se depositan emociones y desafíos en el alma, como en la mía que ahora se llena y se altera a la vez. Desea y se nutre, anhela y espera, duele y ama.
"y todo en el hueco de un día que tarde o temprano anochece", mi querida Beatriz.

Precioso y contundente texto.
Profundo;revelador de un interior que no se sacia...

ABRAZOS Y BESOS!.

Rafael dijo...

Todo eso se puede hacer y sentir en un día, estoy seguro, pero también se puede encontrar algo más, quizás eso que falta y que se ansía, quizás...
Un abrazo en la noche.

José Manuel dijo...

Hay días que comienzan tan negros que parecen la noche del día siguiente.
Un preciso texto.

Besos

NuriaLourdes dijo...

Una realidad dura de aceptar a veces... pero cuánta verdad!!!
A veces pasamos por la vida como si nada, jamás nos detenemos a pensar lo que queremos realmente en nuestras vidas.
Si queremos dejar huella de nuestras vidas y de lo bonito que hicimos con ella, entonces plantemos un árbol, escribamos un libro y digámosle a nuestros seres queridos... lo mucho que los amamos, pero todos los días, nunca es tarde para comenzar de nuevo.
Besitos!

Luis de Burg dijo...

lunes es para mí un dia completo de trabajo, donde tengo que levantarme muy temprano, a las 5am para poder coger un autobus que le lleve a la siguiente provincia a dos horas de camino, a pesar de que apenas llego, tengo que trabajar casi sin descanso, teniendo pocas horas para comer el almuerzo, y seguir con la rutina de atender a muchos clientes hasta la llegada de la noche que me dispongo a regresa a mi casa a tres horas y media de regreso hasta la capital, es para mí el mejor de mis días, donde todo sucede maravillosamente sin poner pretextos para que algo lo aruine, aunque el bus se malogre en medio del desierto y tengamos que que un nuevo bus nos recoja para completar la ruta, cosa que aprovecho para sacar algunas fotos, todo lo que sucede en ese glorioso lunes cuenta mucho para mí, para tener aquella energía renovada para completar la semana y regresar el domingo a casa de mi madre para almorzar nuevamente juntos, yo no creo en lunes negros ni huecos, yo creo en un lunes de energía, lleno de muchos porqués de seguir amaneciendo con ganas de seguir vivo :)

José Del Moral De la Vega dijo...

Un relato magnífico, Beatriz, con párrafos profundos que me recuerdan a Borges. Este me ha encantado: Tarde o temprano la lluvia vuelve a ser lluvia y la sed, sed.
Un abrazo

Gizela dijo...

Muy bueno tu relato Beatriz!!
Excelente la descripción de lo que es, el hueco de un día
Genial la narración y ese título!!!
Tenía tiempo, sin leer, una metáfora tan contundente!!!

Tienes razón, "hay huecos", que son un vomitivo!!!

Besossss y lindo finde!

Rosa María dijo...

En ocasiones nos pasamos tiempo haciendo preguntas sin respuesta, y tú en poco texto has definido tanto...
Un abraciño,
Rosa María Milleiro
http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

Julie dijo...

Si hoy fuera mi último día, dejaría de pensar que es mi último día y me dejaría llevar por el instante que es la eternidad. Siempre es demasiado tarde, nunca es demasiado pronto... El tiempo no existe realmente, somos ayer, mañana, ahora, lo más importante es vivir, mirar a nuestro alrededor y ver, ver que no estamos solos. Interesante prosa, Beatriz, me has hecho pensar por un rato... el suficiente para darme cuenta todo lo que me ha dado este día, que aparentemente estaba vacío. Gracias.

Betty Mtz Compeán dijo...

Hola Beatriz, me encanto tu texto.
Y si, de acuerdo contigo, hay dias en que simplemente nada nos sale bien.
Me gusto eso de que '' si el dia fuera estomago, vomitaria ''
Paso a dejarte mis mejores deseos para estas fiestas.
Que tengas una linda navidad y el año venidero sea de bendiciones para ti.
Un abrazo.