Amigos

lunes, 8 de octubre de 2012

HERIDAS DE LUZ BAJO EL AGUA





















-Imagen de Esteban Diacóno, en la red.-


Siento otras piernas
enredarse a las mías
ayeres transcurridos bajo el agua
siento no ser yo
en este valle de espanto
llevo ahogado desde 1989
todos los días quisiera crecer
y ser un hombre pero voy
condenado a ser niño del recuerdo
sin fotografías ni un gato de mascota
juego con anemonas fuera  del océano
mordisqueando rosas y donuts
ahora que ya existen y florecen
en el patio de la casa

Aquel viernes tortuoso seguí
el deseo extraño de brincar
éste me jaló por un
arco movedizo entre alas y  espuma
a saltar la última caída

Aprovechando que había cruzado
un túnel entre dos canales
el caído 
se apoderó de la sonrisa
de mis padres
 hermanos y abuelos
los últimos ya fenecidos

caminando invisible
brin coteando
por aceras y escalas
de una ciudad lejana
que no conocí
llego al valle siempre igual
descubro una piel dispuesta
a terminar el invierno
entre navajas de pasto verde y pavimento
ensaya ocasos  y mañanas
y sigue el medio día amarillo
de mi entierro
indolente sin esperar  invitados

En el mundo soy un ahogado
que nadie se atreve a nombrar
pero en la perspectiva del poro abierto
sigo siendo esa desprotegida criatura
del primer día alargado
en su sueño primigenio
de trastocar con vida
las heridas de luz bajo el agua





















-imagen de la red-


Texto, Beatriz Osornio Morales. 

14 comentarios:

Luis de Burg dijo...

una historia realmente conmovedora, hasta con fecha incluída como si fuera real, y me ha gustado, la forma como te pones en el zapato de alquien que no tiene forma de expresarse por sí mismo, aunque muchos afirman lo contrario, pues no he oído nada que no fuera de este mundo, porque el otro según mis propias creencias no existe, pero me sirve para simular algunas experiencias fantásticas que me ayudan a moldear mis cuentos, y es que en este mundo todo tiene su momento, tanto para soñar como para pisar con fuerza el cemento, y todo momento tiene su lugar, el mío para desdibujar mi propia impotencia logro plasmar en mi blog algunas letras llenas de suicidio y maldad, mexclados con llanto y odio, pero que en la realidad no existen, y si existen pues tengo los pies tan firmes en el planeta que se me hace difícil verme llorando en algún rincón algún mal de amores, pero como dije antes todo vale en el mundo del blog, pero que me he enganchado con tu texto hasta podría decirte que tuve la sensación de estar metido en esa agua fría al lado del personaje, y es que es tan deseable para mi alma conocer el otro mundo, un mundo distinto al nuestro pero tan pegado que parecen uno sólo, quizás una dimensión diferente donde todos interactuan simultaneamente sin darse cuenta de ello, esa idea sí que me agrada.... un beso....

mj dijo...

No hay mucha diferencia entre el existir bajo el agua y fuera de ella.
Aquí, en el mundo seco, también hay muchos ahogados que hacen lo mismo.

El poema tiene una ternura delicada, serán esos juegos del recuerdo.
Un beso Beatriz.

Luis García Romero dijo...

Sencillamente magnífico, Beatriz. Este poema forma un mundo, y habla también de un mundo. No hay titubeo en estos versos, no hay segundo muerto en esta lectura, hay agua y vida que nadó o que emerge. Ambas imágenes muy bien elegidas.
Besos

Rafael dijo...

Descripción de una forma inanimada, sumida en el sueño profundo de las aguas, sin posibilidad de volver a la luz y a la vida.
Pero... Sí, quizás la vida la va recobrando el protagonista en tu poema, verso a versos, letra a letra, en ese relato y repaso de tantos días y momentos vividos.
Felicidades por este trabajo.
Un abrazo en la noche.

NuriaLourdes dijo...

Wowwwwwww... hermosos, profundos y misteriosos versos. Me han encantado.
Son los sentimientos que llevamos dentro, los que nos impulsan a expresarnos tan lindo como lo haz hecho tú.
Sigo creyendo que existe ese otro lado, ese otro mundo del que tanto hablan... y que muchos deseamos conocer.
Besos!

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Coincido con mj, existen ahogados en la sequedad, pero siempre es interesante la búsqueda de ese otro mundo.
Un beso

Miguel Bueno Jimenez dijo...

El dolor tan profundo, sublimado a través del espacio y el tiempo te dan un poema maravilloso.
Abrazos
Piedra

Sarco Lange dijo...

Me llevaste de la mano a tu propio entierro.
Llovía.
Llovían cuervos.
Habían tantos niños muertos.

Fumamos igual.

Bs.

Lore dijo...

Un hermoso poema Beatriz, yo diría que sublime,sin duda todo se reduce a la búsqueda de otro mundo, ese mundo desconocido, ese que a veces creemos ver otras lo vemos inexistente,pero que nos introduce sin quererlo en ese tunel oscuro, en esas heridas de luz bajo el agua.

Abrazos Beatriz.

Julie dijo...

La tristeza emana del agua, pero el aire también la lleva. Es un poema que me ha emocionado. Tal vez has hecho que me identifique con muchas cosas, me ha hecho sonreír el último verso. No todo está perdido, el dolor tiene luz propia. Gracias amiga. Un buen trabajo.

José Manuel dijo...

La imagen del agua en la busqueda del otro mundo han hecho surgir de ti unos versos sublimes.
Un poema impresionante.

Beatriz

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Beatriz, me ha hecho pensar mucho, qué nos querías trasmitir. Yo veo una huida de este mundo lleno de miserias y dolor, y bajo el agua otro mundo desconocido, pero la tragedia no está ni en la tierra ni el el agua, la llevamos dentro. No nos podemos esconder y sí cambiar para no ahogarnos nosotros mismos ni ahogar a otros trasmitiendo desanimo.La vida hay que vivirla de la mejor manera posible, anteponiendo la derrota por una futura victoria.
En definitiva...volar tras nuestros sueños.
Gracias por tu visita, no la esperaba.
Te dejo un beso de ternura.
Sor.Cecilia

silvia zappia dijo...

qué soledad! qué bello poema!

abrazo*

Diferente dijo...

Después de leerlo y releerlo, tengo que preguntarte: ¿te encuentras bien?
Saludos