Amigos

miércoles, 28 de marzo de 2012

DEL CIEGO QUE MIDIO EL TIEMPO EN PASOS II


La mano interna
estirada hacia adelante…palabra
dicha por alguien más, otra mano
guiada por un aroma.
 Intento alcanzar
el racimo de uvas; sílabas
para alimentar la hondura de tu hambre,
barca incensaria,
sepultura perfecta para el beso.


Beatriz Osornio Morales

10 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

Precioso esta segunda entrada.
Un saludo, Beatriz.

Lapislazuli dijo...

que buenas las ultimas letras!!!
Un abrazo

Julio Santamaría dijo...

¡cuántos besos sepultados...!

sencillo y hermoso

Un abrazo

Trovator dijo...

Vine, me enamoré.. me quedo!

Un abrazo!

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Hermoso!!! Me encantó!!!

Paz&Amor

Isaac

Fabián dijo...

"sepultura perfecta para el beso."
Que hermoso verso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Los besos, siempre bajo tierra y enterrados...

Saludos y feliz domingo.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Dónde sepulté tus besos?
Aquellos besos de azahar y miel.
Déjame probar, sólo una vez,
al calor de tu piel.

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Un sueño acompañaerte en mi Pacanda y que me llevases a la de Michoacan.
Besos
Piedra

Rayuela dijo...

tampoco la palabra alcanza...