Amigos

miércoles, 8 de abril de 2015

MAR SEDIENTO




I

La masa de mi cuerpo es vulnerable

al tacto, las palabras, el viento,

las vialidades que se  construyen

ante los ojos cuando pienso,

tiembla mi mano

en anticipación del verbo,

un vaso siempre lleno,

eso es la luz,

toma el verbo que quieras,

sorbe lo,  ya está

sus ondas sonoras también tiemblan,

se crispan ante la espera

del beso a la medida

de su sed.



Beatriz Osornio Morales. Imagen de la red.