Amigos

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Grito Con Lluvia




Ver llover es aferrarse a la memoria de una ciudad
que se siente abandonada en la noche del grito,
las presencias vacías  piden “justicia” desde su ausencia.

Por aquí  sólo pasan golondrinas mojadas,
escapan  de la lluvia antes de que sea torrencial;
Eso me hace pensar en mi lugar vacío por tanto
tiempo, allá en la plaza de mi ciudad callada,
a unos años de haber caído granadas
de no se sabe dónde.

Creí que aunque yo no estuviera presente
al final del verano, llegaría el otoño
a dorar el paisaje con su manía de luz y viento
en los campos de mirasoles, en los edificios,
pero me alcanzó la lluvia como a las golondrinas,
y tuve que ceñirme los ojos a esta pared oculta
por donde veo la ciudad cubierta de bruma,
sepia y gris, mientras recuerdo que jugábamos
un grupo de niños y yo,  a convertirnos en ángeles
saltando en los charcos del pavimento.

El tiempo no es la justicia…
La justicia toma significado en el grito de los tumultos,
hoy no asistieron a la hora patria, porque
Quieren venganza (justicia) para sus muertos, ya no piden
pensar en mejores oportunidades para los vivos.
¿Qué es la justicia después de todo, después del verano?

Ver llover es la perfecta explicación de las cosas
traídas a cuento por el recuerdo, o por la borrasca
disuelta en un silencio que se bebe sorbo a sorbo.

Este año,  llegó la hora del grito con lluvia, después…
por aquí sólo pasan golondrinas mojadas.


Beatriz Osornio Morales


lunes, 9 de septiembre de 2013

UN HECHO


Un hecho



Ya no tengo el hecho presente a todas horas.
Pasó el  tiempo  y  en tumulto
la memoria retrocedió hacia un futuro sin olvido.
Pienso en lo que fue, no en lo que fuimos.

tomados de la mano

Cuando tomaba su mano
y un como fuego ardía dentro de mí,
diluyendo los hierros y las reservas
también aprendía la vida.

Pero todo eso; el tiempo,
la multitud invisible
el futuro, sus manos de fuego,
las reservas y el día, 
sobre todo el día, quedó sin rostro,
en el lejano presente de las horas.




Beatriz Osornio Morales, imagen de la red.